Suscríbete a nuestro canal

El litio podría ayudar a deshacernos de los combustibles fósiles

Cápsulas informativas
10 febrero 2020

La energía eléctrica y los sistemas de transporte del mundo necesitan estar libres de combustibles fósiles para mantener el cambio climático a menos de dos grados. Mark Jacobson, profesor de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Stanford, dice que la transición al 100 por ciento de energía limpia y renovable es totalmente factible para 2050, con mucho en marcha para 2030.
Jacobson dijo que Sesenta y un países ya se han comprometido al 100 por ciento energía renovable

Pero la transición exigirá una cantidad significativa de metales y minerales para construir los paneles solares y las turbinas eólicas que se necesitarán para generar electricidad y fabricar baterías para almacenar energía y alimentar vehículos.
Uno de esos materiales esenciales es el litio. Las baterías de iones de litio son omnipresentes en los teléfonos y computadoras portátiles modernos.
Hay entre cinco y 10 kilogramos de litio puro en las baterías de los vehículos eléctricos.

Reemplazar los 1.200 millones de vehículos alimentados con combustibles fósiles del mundo por otros alimentados por baterías requerirá una gran cantidad de litio. De hecho, la producción mundial de litio necesita aumentar un 8,840 por ciento desde los niveles actuales, dice Elsa Dominish, investigadora de sostenibilidad en la Universidad Tecnológica de Sydney.

Si bien parte de esta demanda es de baterías que almacenan el exceso de energía de la generación solar y eólica, son los vehículos eléctricos los que necesitarán la mayor parte

Más de la mitad de las reservas mundiales de litio se encuentran en las salinas a gran altitud en las montañas de los Andes, en lo que a menudo se llaman los países del «triángulo de litio»: Bolivia, Argentina y Chile. Neo Lithium Corp., con sede en Canadá, está construyendo un proyecto de litio en los Andes argentinos que implica una inversión de más de $ 300 millones.
China y Australia son los otros dos grandes productores de litio.

Pero la cantidad prevista de litio necesaria excede las reservas conocidas actualmente en el mundo en un 280 por ciento. E incluso si descubrimos suficientes reservas, existen muchos problemas con la extracción de litio, al igual que con las reservas que ya conocemos.

La minería tiene muchos impactos dañinos. A menudo se realiza en lugares remotos y frágiles, contaminando el agua dulce y dando lugar a conflictos con las comunidades locales.
Sin cambios significativos, estos impactos se verán agravados dramáticamente por los aumentos exponenciales proyectados para los «metales energéticos», dice el coordinador de la conferencia Jamie Kneen de MiningWatch Canada.

Las comunidades deberían tener el derecho de decir no a los proyectos mineros, argumenta, y la industria debe ser totalmente transparente y responsable, incluido el pago de los costos monetarios completos de extracción y limpieza. Si bien es imperativo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, dice Kneen, el desafío es cómo hacerlo «sin destruir más del planeta que estamos tratando de salvar».

Bolivia, hogar de las salinas más grandes del mundo en Salar de Uyuni, no tiene producción comercial de litio.

Antes de que Evo Morales renunciara como presidente en noviembre de 2019, canceló un acuerdo de extracción de litio de $ 1.3 mil millones con una empresa alemana, según los informes, respondiendo a las protestas de una coalición de grupos comunitarios locales que dijeron que el proyecto no proporcionaría beneficios.

La oposición también está creciendo en las salinas de Argentina, donde un proyecto de litio se ha disparado a 46 en los últimos años, dice Pia Marchegiani, directora de participación comunitaria en la Fundación Argentina de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Las comunidades locales han organizado huelgas de hambre y bloqueos para protestar por el enorme uso del agua en una región muy seca (se necesitan millones de litros para producir una tonelada de litio), así como por la falta de consultas. «Algunas comunidades no quieren minería de litio y solo quieren quedarse solos

Las compañías mineras están utilizando el impulso para una transición al 100 por ciento de energías renovables para generar miles de millones de dólares en nuevas inversiones y presionar a los gobiernos para que reduzcan las regulaciones y aceleren las aprobaciones de proyectos, dijo Benjamin Hitchcock de Earthworks, una organización ambiental con sede en Washington, DC. participantes en la conferencia en Ottawa.

La minería no solo emite más del 10 por ciento de las emisiones globales de carbono, sino que es un contribuyente significativo a la crisis ecológica global,

La minería también es un negocio desordenado. Cada año, la industria minera produce hasta 10 mil millones de toneladas en relaves mineros y 100 mil millones de toneladas de roca residual,
Canadá alberga a más del 60 por ciento de la industria minera mundial y la mayoría de las compañías mineras canadienses operan fuera del país, dice Emily Dwyer de la Red Canadiense de Responsabilidad Corporativa. Estas compañías son «la cara de Canadá» en las regiones donde operan, y a pesar de que existe un historial de graves abusos a los derechos humanos e impactos ambientales negativos en la industria minera, hay poca supervisión federal, dice Dwyer.

El uso de litio para el transporte público en lugar de automóviles individuales se esta convirtiendo en una necesidad y científicos, climatólogos y catedráticos estiman que el petróleo dejara de ser la primordial fuente de energía en un muy corto plazo.